Entre el espanto y la ternura


1987
A Oswaldo Guayasamín

Entre el espanto y la ternura
transcurre todo:
lo inapresable con la moldura,
la mano, el codo.

Entre el espanto y la ternura
crece la hiedra,
el sano juicio con la locura,
la flor, la piedra.

Entre el espanto y la ternura
la vida canta
una tonada clara y oscura,
profana y santa.

Entre el espanto y la ternura
corre la suerte
con el abajo y con la altura,
con vida y muerte.

Entre el espanto y la ternura,
ayer y hoy día,
pasan las verdes y las maduras,
ay, todavía.

Entre el espanto y la ternura,
a hora temprana,
trabaja el hombre pintando cura
para mañana.

*Silvio es el autor del texto de esta canción, cuya música es de Beatriz Corona.